Audi ha dado un paso de gigante en lo que a movilidad eléctrica se refiere. El encargado de liderarla será el e-tron que acaba de presentar y que aquí te contamos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Una vez nos lo mostró con camuflaje, nos empezó a hablar de sus características técnicas y, por último, nos desveló su habitáculo, por fin Audi ha presentado en un super evento celebrado en San Francisco el que probablemente sea su modelo más ambicioso: el e-tron.

Se trata del primer SUV 100% eléctrico de la firma de los cuatro aros y la demostración de que es capaz de competir en un segmento que poco a poco va incrementando en número de ‘afiliados’. Con 4,90 metros de largo entra directamente en la lucha que actualmente disputan los Tesla Model X y Jaguar I-PACE. Cota que acompaña de una anchura de 1,93 metros y de una altura de 1,61, es decir, que además se sitúa entre medias de los actuales Q5 y Q7.

Elegante y refinado

Mantiene la línea de diseño de los últimos modelos de la firma, con un frontal poderoso presidido por una parrilla Singleframe activa más baja y ancha. Aquí también aparecen unos faros con luz diurna integrada (la primera vez en un modelo de la familia e-tron) o unos paragolpes robustos. La línea lateral mezcla el diseño de un Avant con la voluptuosidad de un Q, gracias a las protecciones de plástico situadas a lo largo de todo el perímetro o con detalles que rememoran modelos históricos (nos referimos al Audi Quattro) como un pilar C grueso e inclinado. Todo para llegar a una zaga ancha y también robusta en la que destaca, una vez más, la tira de LED que conecta longitudinalmente los grupos ópticos traseros y que ofrece una vistosa animación cuando se abre o cierra el vehículo.

Para finiquitar el conjunto, el e-tron propone dos tomas de carga situadas en cada aleta delantera que se abren y cierran de manera automática, llantas hasta de 22 pulgadas montadas sobre neumáticos de ultra baja resistencia a la rodadura desarrollados específicamente para él, pinzas de freno en naranja o el que es, sin lugar a dudas la gran novedad del vehículo: los retrovisores.

El primero sin espejos

Suena raro que nos paremos a explicar este elemento del vehículo, pero es que el e-tron es el primero del mercado en sustituir los tradicionales espejos por dos cámaras de alta resolución. Con ellas no solo se consigue mejorar una aerodinámica ya sobresaliente, sino que según la marca se aumenta considerablemente la seguridad. Este elemento será opcional en toda la gama, a excepción de la edición de lanzamiento edition one, y las imágenes que capten sus cámaras se transmitirán al habitáculo mediante dos pantallas situadas en las puertas.

Estas además de ofrecer una calidad de imagen excelente, serán táctiles, por lo que el conductor podrá variar a su antojo la inclinación e, incluso, aumentar o reducir el zoom para facilitar las maniobras de aparcamiento o de giro. En lo que seguridad se refiere, contarán con un visor nocturno, por lo que será más sencillo distinguir objetos cuando la luz natural haya desaparecido.

Tecnológicamente avanzado

Del habitáculo, pocas novedades dado que es prácticamente un calco del que ofrecen tanto el nuevo Q8 como las berlinas A8, A7 Sportback o A6. Con unas líneas muy horizontales, el salpicadero destila calidad y, sobre todo, tecnología. La consola central está presidida por la ya característica doble pantalla táctil con función capacitiva, mientras que el cuadro de instrumentos digital Audi virtual cockpit ofrece nuevos menús específicos para el modelo.

El confort y el espacio también han sido puntos bien trabajados por los ingenieros y diseñadores alemanes. Gracias a los 2,93 metros de distancia entre ejes, el e-tron ofrece un habitáculo más que amplio para que cinco adultos viajen sin problemas. En lo que a maletero se refiere, los 600 litros del cofre trasero (ampliables a 1.725 cuando se abate la segunda fila) se complementan con los 60 que se colocan bajo el capó delantero y que sirven para guardar el cable de carga.

Amplio recorrido

Como últimos detalles, y probablemente los más importantes, se encuentran todo lo relacionado con el sistema de propulsión. El e-tron cuenta con dos motores eléctricos, uno en cada eje, que de manera conjunta desarrollan 408 CV y 660 Nm de par, disponibles desde el arranque. Con cifras como esta no es de extrañar que solo necesite 5,7 segundos para pasar de 0 a 100 km/h y que alcance una velocidad máxima de 200 km/h.

Ambos motores reciben la energía almacenada en una batería de ión-litio de 95 kWh. Miden 2,28 metros, pesan 700 kilos y se ubican en los bajos del vehículo, ayudando así a rebajar el centro de gravedad. Cuando están a tope, permiten que el e-tron sea capaz de recorrer sin parar algo más de 400 km (dato medido en ciclo WLTP). Pero además, y gracias al proyecto Ionity de carga ultra rápida puesto en marcha por varios fabricantes, el e-tron será capaz de soportar cargas hasta de 150 kW, lo que implica poder obtener el 80% de la carga en poco menos de 30 minutos.

El e-tron será el primero en aceptar este tipo de carga, aunque hasta que dicha infraestructura vaya creciendo (se espera construir 400 puntos de recarga de aquí a 2020), el SUV eléctrico de Audi también podrá cargar su batería enchufándolo a una toma convencional de 230 CV y 2,3 kW, a una trifásica de 11 kW o a una rápida de 22 kW siempre que se sume el sistema Connect. El tiempo en cada una de ellas varía entre las más de 40 horas del primero, las ocho del segundo y las 4,5 del último. Todo ello sin olvidar los diferentes niveles de frenada regenerativa de los que hace gala, pudiendo generar hasta 0,3 G de deceleración en el nivel más alto.

Las primeras unidades del e-tron llegarán al mercado a finales de este año por un precio que partirá de los 82.400 €, aunque Audi ha puesto en marcha la comentada edición especial edition one limitada a 2.600 unidades y que contará con todo el equipamiento y tecnología posibles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *