Citroën renueva en profundidad a su B-SUV más exitoso, el C3 Aircross, con un plus de diseño, tecnología y manteniendo intacto tanto su confort como su modularidad interna. Nosotros le hemos visto en persona y el resultado es excepcional.

La lucha por el liderar el segmento B-SUV se recrudece. Y es que este segmento no solo es el que mayor proyección comercial se le prevé a corto-medio plazo, sino que a día de hoy acaba de recibir la actualización de uno de sus vehículos más representativos: el Citroën C3 Aircross. Un modelo made in Spain (se fabrica en Zaragoza) del que ya hemos quedado prendados en múltiples momentos y que ahora llega completamente revitalizado en lo que a diseño, tecnología y seguridad se refiere.

Porque el nuevo C3 Aircross deja intacto ese ADN modular y de espacio con el que nació hace cuatro años, el mismo que le ha servido para llegar al corazón de 42.000 conductores en nuestro país, convirtiéndose, como decimos, en uno de los modelos más importantes de su categoría.

Un interior amplio y de calidad en el que sobresale su segunda fila desplazable longitudinalmente en 15 cm o un maletero que llega hasta los 520 litros. Tampoco podemos dejar pasar los asientos Advanced Comfort que aportan ese punto de confort propio de una berlina de representación. Características a las que ahora se suma una pantalla central más grande y con un funcionamiento más intuitivo. Hablamos de un monitor de 9 pulgadas, es decir, dos más que hasta ahora, con un uso más rápido y sencillo que hasta el momento en el que, además, se integra una total conectividad (tiene Apple Carplay y Android Auto, por cable).

Diseño más agresivo

Pero si hay un aspecto que cambia de verdad esa es su apariencia externa. El nuevo C3 Aircross se acoge perfectamente a la definición de restyling de mitad de vida comercial y aporta un cambio significativo en su diseño. Lo más representativo, sin duda, su frontal. De las líneas redondeadas y suaves de su predecesor, pasamos a un formato más ancho y agresivo que le dota de más personalidad.

El logo frontal se extiende ahora hasta los faros diurnos, al estilo del nuevo C4, mientras que los grupos ópticos principales cambian hacia una forma más rectangular e incorporan en todo los acabados la tecnología LED. Bajo el logo, aparece una moldura en negro que le aporta más agresividad y que se combina a la perfección con el nuevo paragolpes delantero que además incrusta una moldura que le da un toque aventurero y robusto.

Estrena juegos de llantas de aleación de 16 y 17 pulgadas así como tres colores para la carrocería: Gris Kaki (el de las imágenes), Azul Voltaic y Blanco Polar. Tonos que se suman a los dos colores de techo, 4 packs de color o nuevos vinilos para el pilar C para dar forma a uno de los B-SUV más personalizables de la categoría tal y como confirman las 70 combinaciones posibles.

Mantiene los motores

Todavía no hemos podido ponernos a los mandos pero dado que Citroën no ha modificado grandes aspectos suyos entendemos que en marcha será semejante. Ello no impide que comentemos uno de sus grandes puntos fuertes, el confort de marcha y, sobre todo, las ganas de aventura. Cualidad esta última que mantiene gracias al Grip Control que se equipa de manera opcional en el acabado más alto, Shine, por aproximadamente 300 €. Con él se consigue ganar motricidad en terrenos poco favorables gracias a los neumáticos M+S y al selector de modos de conducción.

Bajo el capó, el C3 Aircross también mantiene su oferta mecánica compuesta por los gasolina 1.2 PureTech de 110 y 130 CV, con caja manual el primero y automática el segundo, ambas de seis relaciones, así como con los diésel BlueHDI de 110 CV y 120 CV, manual el primero y automático el segundo.

El equipamiento de seguridad y confort también destaca con elementos como el asistente de frenada automática de emergencia, la alerta por detección del ángulo muerto, el asistente de fatiga del conductor, la alerta de cambio involuntario de carril, head-up display, acceso y arranque sin llave, cámara de visión trasera y asistente de aparcamiento. En cuanto a los precios, el renovado y atractivo C3 Aircross puede encargarse ya desde 16.290 € en el caso de los gasolina y de los 17.270 € para los diésel, es decir, precios bastante asequibles para todo un superventas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: