El crecimiento de Clicars está siendo imparable. Nosotros hemos querido comprobar cómo se realiza un proceso de compra en esta nueva web de referencia del vehículo de ocasión.

El panorama sanitario mundial ha cambiado la metodología de un sinfín de aspectos en la vida. La compra de coches y la interacción con el automóvil ha sido uno de ellos. Sin embargo, sería injusto responsabilizar única y exclusivamente al COVID19 de ello. Si bien la realidad es que ha potenciado la digitalización del mismo, la transformación ya había comenzado.

En este sentido Clicars se ha colocado como una de las webs líder en la venta de coches usados y de ocasión. Nacida en enero de 2016 de la mano de Carlos Rivera y Pablo Fernandez nosotros no solo hemos tenido la oportunidad de charlar con el primero, sino que hemos sido parte directa de cómo es el proceso de compra en su web.

Los datos no mienten y en poco menos de cinco años el crecimiento de su negocio ha sido exponencial. Tal es así que en este periodo han logrado vender 10.000 vehículos y tener una facturación acumulada de 170 millones de euros. “Clicars nació por esa necesidad de ofrecer un servicio redondo. La compra de un coche es la segunda mayor inversión de una persona en su vida y lo que tendría que ser un proceso agradable y sencillo, se convierte en una odisea”, nos asegura Rivera. “Todos hemos oído de un conocido o un familiar que no ha tenido una buena experiencia con un compra-venta de coche usado y nosotros quisimos cambiar eso”, recalca.

Sencillo, a un clic

“Una de las principales ventajas de Clicars es que el usuario no tiene que hacer nada, lo puede gestionar todo desde casa, con facilidad”. Verídico. Basta entrar en la web y elegir el modelo que mejor se adecúa a tus necesidades. En nuestro caso escogimos un Hyundai IONIQ Hybrid del año 2019 con acabado Tecno y con 37.174 kilómetros. El ahorro era sustancial pues aunque la oferta anunciaba un precio de 15.690 € dicha tarifa incluía la financiación, a realizar con un mínimo de seis años.

Sus coches provienen de “las fuentes más escalables que garanticen la calidad del producto”, asegura el propio Rivera, en otras palabras “provienen de renting, de concesionarios, de los propios fabricantes…”. Además, hablamos de coches casi nuevos pues un tercio de ellos es del 2019 o 2020, mientras que el resto son de hasta cinco años de antigüedad. Pero ojo, Clicars rechaza modelos con una vigencia de un o dos años por “no cumplir el kilometraje mínimo o por tener un daño estructural elevado”. 

El proceso es claro: cuentas con toda la información relativa a la unidad, sus características y su equipamiento. Si estás conforme lo puedes reservar durante una semana dejando un depósito de 200 € que no son reembolsables si decides no quedártelo pero que se descuentan del total si optas por él. Obviamente nosotros seguimos adelante con el proceso y en pocos minutos recibimos la llamada de uno de sus agentes quien nos informó de todo lo relativo a la compra así como  de las opciones de ampliación de garantía para adquirir por ejemplo la garantía Premium “que es muy completa y a la que opta casi un 40% de los clientes”, pues la acerca casi a la garantía de un coche nuevo.

En pocos días y tras realizar el pago de una parte, recibimos el vehículo en nuestro hogar. La entrega se retrasó a más de 48 horas eso sí pero fue en la puerta de casa. Otro punto negativo y que nos gustaría que cambiase, que el conductor que trae el vehículo tenga manera de regresar a su casa. La parte buena, que está completamente informado del vehículo, informando sobre los posibles fallos que ha visto, incluso, y ofreciendo además un desinfectado completo del mismo cuando se baja.

Buen servicio post-venta

Con todo, una vez recibimos el vehículo tenemos 15 días para probarlo o 1.000 km. Una solución inédita por cualquier compraventa que le permite al usuario familiarizarse con el vehículo dado que solo lo ha visto a través de la pantalla. Si bien existe la posibilidad de acercarte a las instalaciones, al final casi el 80% de las compras se realiza a través de la pantalla.

En nuestro caso particular no pudimos tener ese periodo de prueba porque a los pocos instantes de cogerlo vimos un desperfecto en el coche (le vibraba la dirección), algo que sorprende teniendo en cuenta que Clicars analiza más de 250 puntos de control del vehículo “cuya certificación la hace personal propio, no se subcontrata a terceras empresas”. La ventaja, que el servicio post venta trabaja de manera muy bien organizada y nos propusieron una solución inmediata. Con el coche completamente arreglado y el periodo de prueba ya finalizado lo que queda es disfrutar. El proceso de compra ha sido fácil, sencillo e intuitivo y aunque hay alguna parte que puliríamos, la realidad es que acabó por ser bastante satisfactoria.

1 respuesta

  1. Raquel Borrero dice:

    Comprar por internet es una forma muy confortable de hacerlo. Si además el servicio post-venta es bueno la experiencia será muy positiva. En https://www.driveris.es/los-baratisimos hay coches a muy buen precio y el servicio excelente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: