Líder indiscutible de su segmento, el Citroën Berlingo suma a su gama una combinación ultra atractiva al unir el motor PureTech 130 CV con la transmisión automática EAT8. Nosotros ya lo hemos conducido.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Cuando en su momento probamos el Citroën  Berlingo, nos quedamos completamente prendados de él, más aun teniendo en cuenta mi condición personal de recién estrenada paternidad. Su modularidad, habitabilidad y, sobre todo, su capacidad de almacenaje con un maletero que parte de los 775 litros en la talla M y 1.050 en el caso del XL.

Cualidades a las que se suma un diseño de lo más sugerente (al menos en mi más humilde opinión) y un compendio de tecnologías de seguridad similares a las de un compacto. Todo ello sin obviar un comportamiento mejorado gracias al empleo de la plataforma EMP2.

Cóctel al que ahora se suma una versión muy atractiva como es este PureTech 130 con caja de cambios automática EAT8. Motor y transmisión que si bien ya estaban presentes en el Citroën Berlingo, ahora unen sus fuerzas para ofrecer a sus clientes un producto muy redondo.

El elevado confort de marcha sube un punto gracias a la rapidez y eficacia de la caja EAT8, mientras que el contrastado bloque de tres cilindros y 130 CV sigue demostrando con su progresivo empuje y su baja rumorosidad por qué es una de las elecciones preferidas de los usuarios.

Con 230 Nm disponibles desde las 1.750 rpm, bien en carretera como en vías secundarias, no carecemos de fuerza en ningún momento. Pero además, Citroën ha trabajado exhaustivamente en ajustar al máximo el consumo medio homologado, cifrándolo en 7,1 l/100 km los cuales, durante la toma de contacto, se convirtieron en algo más de 8,5 l/100 km. Cierto es que el ritmo no fue precisamente lento y que la unidad probada correspondía con la versión XL de carrocería larga, por lo que será relativamente sencillo aproximarse a ese dato. A él se suman una aceleración de 0 a 100 de 10,7 segundos y una velocidad máxima de 200 km/h.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

De momento, la firma francesa únicamente la combina (para clientes particulares) al acabado más alto, Shine dotado, entre otros, de freno de estacionamiento eléctrico, cristales tintados, sistema de navegación o climatizador bizona; a los que opcionalmente se puede sumar el Head-up display, el control de descenso de pendientes o el sistema de motricidad avanzado Grip Control con diferentes programas y asociado a los neumáticos mixtos M+S (barro y nieve).

En definitiva, con este Citroën Berlingo PureTech 130 EAT8 la firma del doble chevrón ofrece una combinación ganadora que ya está disponible en la red comercial por un precio que parte de los 27.000 € y que gracias a los diferentes descuentos puede quedarse en unos atractivos 21.000 €

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *