Todavía queda más de medio año para que aterrice pero nosotros ya nos hemos puesto cara a cara con el nuevo C5 X, el nuevo buque insignia de Citroën que le devuelve al segmento de las berlinas y que rompe esquemas.

No era de recibo que una marca como Citroën hubiese abandonado uno de los segmentos que más alegrías y notoriedad le dio: el de las berlinas. Categoría a la que ahora vuelve con el C5 X que nosotros hemos podido conocer de primera mano… en estático eso sí meses antes de que llegue al mercado, algo previsto para el mes de febrero de 2022. Un modelo que llega en una estrategia similar a la llevada a cabo con el Citroën C4, es decir, conseguir que la firma del doble chevrón vuelva a tener un representante en un segmento clave para ella. En esta ocasión hablamos de las berlinas.

Cierto es que este tipo de vehículos no pasan por su mejor momento, pero la realidad también es que Citroën ha sabido darle una vuelta de tuerca. El C5 X combina una silueta que podría ser catalogada como una trinidad: con aspecto de berlina (no en vano es el segmento en el que se inscribe), familiar de corte coupé (un Shooting Brake para que nos entendamos) y un SUV. En vivo, lo primero que ha llamado la atención es que parece un coche más grande de lo que en realidad presume. Mide 4,80 metros de largo pero gracias a su peculiar diseño el C5 X parece ser mucho más largo.

Es difícil quedarse con una zona en concreto aunque a mí particularmente me ha llamado mucho la atención la zaga. A ella se llega mediante una ligera caída del techo, con un pilar C dinámico que culmina con un alerón situado en su parte trasera y que da sensación de partir la luneta. El frontal tampoco desmerece gracias a la nueva cara de Citroën con el doble chevrón extendiéndose por el mismo.

Clase business

En el habitáculo lo más destacado además de la digitalización, pues cuenta con monitor central de 12 pulgadas, cuadro digital y un novedoso Head-up display proyectado en el parabrisas, a color y con realidad aumentada, es principalmente el espacio. El C5 X lógicamente equipa de serie los asientos Advanced Comfort, marca de la casa, con función de masaje y climatizados. Además en su zona trasera hay un espacio amplísimo para las piernas (hablan del mejor de la categoría) con hasta 18,8 cm medidos por ellos. El hueco para la cabeza es amplio igualmente aunque dado su diseño deportivo las personas de más de 1,85 metros irán algo incómodas ya.

Donde no hay dudas es tanto en el maletero, que cubica 545 litros (485 en el Hybrid) como en la dotación de equipamiento tecnológica y de seguridad. Ahora bien, para tratarse del buque insignia de la marca hay elementos que sí echamos en falta como faros LED matriciales, visor nocturno o incluso el sistema Grip Control de motricidad.

Pese a ello ofrece ese Head-up display avanzado, carga inalámbrica, sincronización móvil, un nuevo sistema multimedia más intuitivo completamente configurable o, ya en el apartado de seguridad, el Highway Driver Assist que combina el regulador de velocidad adaptativo con función Stop & Go y la ayuda del mantenimiento de carril, el control del ángulo muerto de larga distancia, el Rear Cross Traffic Alert, que detecta los vehículos u otros peligros que se acercan al insertar la macha atrás, el Top 360 Vision que facilita las maniobras mostrando en la pantalla táctil el entorno exterior del coche o el acceso y puesta en marcha manos libres Proximity que abre y cierra automáticamente las puertas cuando el conductor se acerca al vehículo o se aleja de él.

Gasolina y PHEV

En el apartado mecánico se confirma que este C5 X no ofrecerá mecánicas diésel. Una decisión arriesgada pero que intentará solventar con la llegada del Hybrid de 225 CV que lucirá la etiqueta CERO gracias a los más de 50 km de autonomía eléctrica que prometerá. También sorprende que no opten por la variante de 300 CV y tracción total pero es algo que ya ocurre con el C5 Aircross Hybrid que, a diferencia de los 3008 y Grandland X Hybrid4 solo se oferta con la de 225 CV.

Una novedad importante de este C5 X Hybrid es que será el primer modelo de la marca en montar la suspensión activa Citroën Advanced Comfort, que suma a sus cualidades la posibilidad de elegir entre tres modos de conducción: confort, normal y sport, variando la dureza de los amortiguadores. Para los motores PureTech de 130 y 180 CV, asociados ambos a la caja automática EAT8, se mantiene la suspensión Citroën Advanced Comfort con topes hidráulicos. Citroën abrirá los pedidos del C5 X una vez finalice el verano y será a principio de 2022 cuando se realicen las primeras entregas. Seguiremos atentos las andanzas del nuevo buque insignia de la marca cuyo precio se desvelará en breve.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: