Al urbano más exitoso y afamado del planeta se le dota de un extra de energía para crear este FIAT 500 Hybrid que nosotros hemos probado en profundidad. La antesala perfecta del próximo 500 eléctrico que hará su debut en julio.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

FIAT apuesta fuertemente por la electrificación. Una estrategia que tendrá su punto álgido el próximo 4 de julio si nada externo nos lo impide. ¿Qué ocurrirá en tal fecha? Pues que el FIAT 500 (cumplirá 63 años) como lo conocemos desaparecerá, dando paso a una nueva generación 100% eléctrica. Por tanto, que podamos ser testigos de uno de los últimos 500 de combustión y, además, ser uno de los primeros medios que lo prueban tras su puesta de largo, nos hace sentirnos orgullosos.

Aunque siendo justos, el FIAT 500 que probamos hoy aquí aúna lo mejor de los dos mundos. Y es que el hecho de estar probando el FIAT 500 Hybrid dice mucho a favor del utilitario italiano. Porque mantiene todas las cualidades de los 500 tradicionales, sumándole esa chispa extra proveniente del sistema eléctrico que incorpora.

Todo ventajas

El mismo que le proporciona la etiqueta ECO de la DGT con la que el urbano italiano podrá moverse libremente por la ciudad y, sobre todo, beneficiarse de una bonificación del 50% a la hora de aparcar en las zonas SER reguladas. De esa forma, el FIAT 500 Hybrid conseguirá llegar donde ningún otro 500 lo ha hecho.

Llama la atención la suavidad que desprende. En el arranque, el motor es casi imperceptible. Circunstancia que hay que empezar a agradecer a algunos de los componentes de este sistema micro-híbrido que suma. Un conjunto compuesto por un dispositivo eléctrico BSG (Belt integrated Starter Generator o generador arrancador por correa integrada) de 12 V y una batería de ion litio de 11 Ah. El BSG sustituye al alternador, pudiendo funcionar como impulsor o como generador, en cuyo caso el sistema se encarga de recuperar la energía durante las fases de deceleración, almacenarla en la batería y emplearla, con una potencia de 3600 W, para proporcionarle cierta asistencia durante la conducción o para arrancar el motor de combustión en modo Stop&Start.

Aunque parezca muy lioso, lo cierto es que nosotros, como conductores, solo nos tendremos que sentar y circular. Si queremos conocer en cada momento qué cantidad de energía eléctrica se aporta, siempre podremos elegir entre los nuevos menús que se incluyen en el ordenador de a bordo. El más gráfico es que el muestra el esquema del vehículo con la batería y el flujo de energía, pero también tenemos un diagrama de la batería auxiliar que nos muestra la energía aportada o recuperada y otro que nos va sumando toda la energía acumulada durante nuestro recorrido.

Sutileza ahorradora

En marcha, lo primero que notamos es un aporte extra de empuje, ya sea en las arrancadas como en las fases de aceleración a un régimen inferior a 3.000 rpm. Una sustancial ventaja para un motor de origen atmosférico cuya filosofía es llevarle alto de vueltas. Pues bien, para paliar esa característica, el sistema eléctrico nos permite tener ese extra en un régimen bajo siendo especialmente útil no solo para circular por ciudad, sino para rebajar el consumo medio.

De hecho, durante la prueba realizada por nosotros en la que alternamos diferentes escenarios, fuimos literalmente incapaces de conseguir que el gasto medio fuera superior a los 5,6 l/100 km, diciendo mucho a su favor pues el homologado según el ciclo WLTP es de 5,3 l/100 km. También aporta su granito de arena, la revisada transmisión manual de seis relaciones, con nuevos cojinetes, juntas de baja fricción, lubricante específico y una sexta marcha con un nuevo desarrollo que consigue que logremos dicho registro.

Suave y precisa, está colocada como el motor, 45 mm más bajo que un FIAT 500 convencional. De esta forma se consigue reducir el centro de gravedad y aumentar su agilidad. No obstante, nosotros no percibimos una mejora en el comportamiento, siendo tan bueno como antes para circular por ciudad y más que correcto para alternar escenarios extraurbanos.

Un motor, que todo dicho sea de paso, también es nuevo. Se trata del 1.0 FireFly de tres cilindros encargado de jubilar al tetracilíndrico 1.2 FireFly de precedente, generando 70 CV de potencia a 6.000 rpm y 92 Nm de par a 3.500 rpm. Pese a ese aporte energético extra y siendo un vehículo más ligero que el 1.2 de 69 CV, este 500 Hybrid es algo más lento en realizar el 0 a 100 km/h, necesitando casi un segundo más para cubrirlo, 13,8 segundos. A cambio, la velocidad máxima sí ha aumentado llegando ahora a los 167 km/h (5 km/h más). Más allá de este este sorprendente dato, con lo que hay que quedarse es con la cifra de consumo, mucho más óptima de lo que era anteriormente.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Eco-conciencia

Dado que estamos hablando de una nueva versión y no de un modelo completamente nuevo como es el próximo 500 e, este FIAT 500 Hybrid ofrece el mismo envoltorio externo e interno que el resto de sus hermanos de gama. Sigue presumiendo de esa coqueta imagen que le ha servido para convertirse en líder indiscutible de su segmento en multitud de mercados, a la que ahora imprime ciertos detalles diferenciadores.

Por fuera y teniendo en cuenta que condujimos la versión de lanzamiento Launch Edition,la más equipada y completa, se le observan elementos como el Verde Rugiada de la carrocería, las llantas de 16 pulgadas multirradio y diamantadas, parrilla delantera en negro, faros principales oscurecidos, molduras en cromo satinado o el logo H en el pilar B al que se suma la denominación Hybrid en el portón trasero.

Aunque lo más sorprendente y gratificante surge de puertas para dentro. Allí la configuración es la clásica, con los citados menús específicos en el cuadro de instrumentos y la pantalla central táctil de 7 pulgadas integrada en la parte superior del salpicadero que ofrece un funcionamiento ultra intuitivo.

No obstante, el punto distintivo es sin lugar a dudas el tapizado de sus asientos. Más allá de lo vistoso que pueda resultar el contraste entre los tonos azul y negro, lo que en realidad nos enamora es que está realizado con el denominado Hilo Seaqual, que no es sino un material creado con plástico reciclado proveniente del mar (cada asiento emplea cinco kilos de material reciclado) y certificado por la iniciativa Seaqual Iniciative. Confortables y firmes, aunque algunos detractores digan que estamos literalmente “sentados sobre plástico”, lo cierto es que no hemos notado diferencia alguna frente a los asientos convencionales.

Bien dotado, pero hace falta más

Por último, no podíamos acabar esta prueba sin citar el equipamiento ofertado en este FIAT 500 Hybrid. Recordamos una vez más que nuestra unidad correspondía con la más equipada y atractiva, culpable entre otros de que el PVP sea de nada menos que 18.950 €. Eso sí, en él se incluye todo lo que uno pueda imaginar y querer: climatizador automático, cuadro de instrumentos de 7 pulgadas, pantalla central de 7 pulgadas, llantas de 16 pulgadas, volante de piel con 8 mandos, kit antipinchazos, Uconnect Access Via Mobile, limitador de velocidad…

Ahora bien, para optar por una unidad como la nuestra hay que preparar adicionalmente cerca de 2.280 €, desgranados entre otros en los 450 € de la pintura Verde Rugiada, los 350 € del Pack Citi con sensores de lluvia y luces o de aparcamiento trasero, los 550 € del sistema de audio Beats (indispensable si te gusta la música), los 300 € del sistema Uconnect Radio con Navegador, los 100 € de la Radio DAB (estos dos extras creemos que deberían ser de serie), los 130 € del retrovisor interior electromecánico o los 400 € del techo practicable.

Pero a ellos se pueden sumar otros 1.710 € más si decidimos equiparlo al completo con el Pack Style (150 €), el sistema Mopar Connect para el móvil (350 €), los cristales traseros tintados (200 €), el pomo del cambio en piel (100 €), los faros bixenón (800 €), la rueda de repuesto (110 €) o el filtro antialergénico… Si a ello le añades que quieres disponer de la carrocería descapotable, 500 C Hybrid, deberás sumar otros 2.800 € al total.

Por suerte, FIAT ofrece un descuento de 1.600 € sobre el precio inicial así como la opción de asociarlo a diferentes niveles de equipamiento: Pop, Lounge, Sport, Star y Rockstar con una tarifa que parte, en el más básico, de los 9.820 € con promociones. Sea como fuere, el FIAT 500 siempre se ha caracterizado por tener un precio acorde a su estilo, pero lo que realmente llama la atención de este 500 Hybrid es que FIAT ha iniciado con acierto el camino de la electrificación. Una ruta con mucha chispa que se iluminará aún más el próximo 4 de julio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *